Hoy quiero estar triste

…aunque solo sea un rato

girl-690405_1280

Cada día intento asimilar lo que me ha pasado y seguir con mi vida, o re-hacer mi vida, o crear mi nueva vida. En definitiva, seguir viviendo. Estoy convencida de que todo va a ir bien, de que todo se va a ir organizando y ordenando, de que vamos a ser felices añadiendo esta experiencia tan dura a nuestras vidas y que nos va a ayudar a superar otras que vendrán, que es verdad que nos está haciendo más fuertes a las tres y que vamos a ser capaces de obtener un beneficio personal de todo esto. Se lo digo a mi mente porque sé que es ella la que manda, la que ordena al cuerpo, y sé que puedo modificar mi actitud pensando en cómo quiero ser.

Por otro lado paso días malos en los que me siento triste y sola. Esas son las dos emociones que me suelen rodear. Algunas veces un poco de miedo al futuro pero eso lo tengo bastante controlado. Y nada de remordimientos, culpabilidad, enfado o ira. Es tristeza y soledad. La soledad es más bien hacia el futuro y a la pareja, a esa compenetración con alguien especial, así que me vuelvo a concentrar para visualizar un futuro con mi gente a mi alrededor y con alguien maravilloso a mi lado.

Pero la tristeza es hoy, es ahora mismo, es en un instante determinado. Sé que no voy a estar triste siempre, hay días en los que no paso ni un minuto de tristeza. Pero días como hoy, días especiales por algún pequeño acontecimiento, como por ejemplo el regreso a la rutina escolar de unas niñas que ya no van a tener a su padre para acompañarlas, me invade la tristeza por ellas, por mí y por él que se lo ha perdido todo. Y en mi interior sé que ellas tendrán otras cosas en su vida maravillosas, que yo voy a estar a su lado, y que él vivió y aprovechó su vida y no siente pena por perderse cosas, que él ve feliz desde su lugar a sus niñas queridas.

Pero días como hoy también quiero dejar que me invada la tristeza, aunque solo sea por un rato, porque es como un refugio, como un consuelo, un abrazo que me protege y comprende y que me da fuerzas para salir de ella dando un saltito. Hay días como hoy en los que quiero llorar, no tener que esforzarme en superar nada, tener un ratito de autocompasión y pena.

Y mañana ya se verá….

Advertisements