Ahora

…es el cuando

El otro día en otro post me preguntaba cuando era el momento de iniciar nuevos amoríos y contaba la historia del chico que había conocido. Mis dudas sobre si debía de “avisarle” sobre mi situación o simplemente dejarme llevar.

Pues bien, la cosa ha evolucionado de una manera inesperada para mí. Yo quedé con él pensando tomarme una caña, comprobar si era tan majo como me pareció o no, si era demasiado joven para mí y poco más.

Quedamos, efectivamente, y fue todo tan fácil y tan dulce y tan divertido y tan bonito que no me lo creo. Nos tomamos la caña, y un pincho, y otra cerveza, y otra más, y charla que te charla toda la noche. Y según pasaban las horas mas agusto me encontraba con él, más me gustaba, más afín me parecía, más me apetecía besarle. Y tan relajada me encontraba con él, y tan sincero me parecía, y tanta confianza me transmitió que acabé diciéndole mi edad y contándole que tengo dos hijas, para terminar confesando que mi pareja ha muerto hace unos meses. Madre mía! Yo que me iba a tomar solamente una caña…

Pero lo mejor de todo es que a él no le parece mal ninguna cosa, está igual de sorprendido que yo de nuestro descubrimiento mutuo y ahora mismo no le echan para atrás mis circunstancias. Cuando se va esa noche, de mi casa, (sí, sólo nos íbamos a tomar una cerveza….) me dice que evidentemente mañana lo pensará todo con calma, que es mucha información pero que me dirá lo que sea pronto. Y recibo su mensaje al día siguiente donde me dice: “Ya lo he pensado…, no te preocupes. Sigo aquí”

Estoy alucinada, emocionada, alegre e ilusionada. Y escribo esto mientras le espero. Ya sólo falta media hora para que suene el timbre…

¿Las dudas? Las dejo para otro día y otro post

amazing-736888_1280

Advertisements