Love

…is in the air

Pues aquí estoy yo, autora de un blog sobre el duelo y la pérdida, hablando del amor que está en el aire.

La vida es sorprendente, y cada día se empeña en demostrarlo para que no lo olvidemos. Y en apenas 10 días me vuelve a dar una vuelta de tuerca y no sé por donde me da el aire. Esta vez ha sido para bien. Bueno, en realidad creo que nada es para mal aunque no lo podamos ver. O en realidad la cuestión es que somos nosotros los que decidimos si los cambios son para mal o para bien, pese a lo duros que puedan resultar al principio.

Durante el duelo estoy intentando que el cambio obligatorio que ha sufrido mi vida pueda tener una lectura positiva a pesar de la pena, y creo que lo voy consiguiendo, y lo que es mejor, lo estoy transmitiendo a mi alrededor y  sobre todo a mis hijas, que es lo que más me importa. Tal vez sea por eso que ahora que me llega este aluvión de sentimientos hacia una persona nueva los esté disfrutando también de la manera más positiva que sé. Nada de culpabilidades, nada de pensar si es demasiado pronto, nada de complicarme la vida más de lo que la tengo. Estoy disfrutando este momento, con la cabeza en su sitio pero con alegría y pasión, siendo consciente de que la vida es un soplo, lo he visto a mi lado, y lo que realmente merece la pena de ella son estas cosas.

Ha llegado como un huracán y me ha dado la vuelta de nuevo. Nos preguntamos uno al otro continuamente que cómo hemos podido tener tanta suerte. Creo que realmente es una suerte encontrar a la primera, sin buscarlo, surgiendo de la nada, a alguien tan afín. Estoy con él y me alucina nuestro nivel de compatibilidad, encajamos perfectamente, tiene todo lo que me gusta. Me gusta como habla, su voz, cómo piensa, sus razonamientos, lo cariñoso que es, lo tierno y dulce, lo alto, lo comprensivo, lo inteligente, lo gracioso. Vamos, que me gusta.

No sé donde va a acabar esto, pero ahora simplemente quiero estar aquí, con él. Confío en mí y en mi capacidad para ir resolviendo lo que surja, confío en mi capacidad para leer mis propios sentimientos e interpretarlos sin confusiones. No dudo de mí, no dudo de que el camino que he decidido tomar sea el correcto. Simplemente voy a recorrerlo con alegría y disfrute y ya veré donde me llevar

heart-700141_1920

Advertisements